Hasta siempre, Constantino

Hoy, cuando he conocido la muerte de Constantino Romero, he sentido un profundo dolor. No sabía que estuviese enfermo y a su edad, sólo 65 años, todavía le hacía trabajando en nuevos proyectos. Versatilidad y calidad como presentador de radio y televisión no le faltaban, y de hecho, siempre dije que uno de mis sueños no cumplidos dentro de mi periplo como concursante había sido no coincidir con él en un plató de televisión. Ahora ya es tarde.

Si tuviese que repasar la trayectoria profesional de este albaceteño de fuerte carácter e incuestionable valía me faltaría espacio en todo el universo bloguero. De Constantino se puede decir eso de que "tocó todos los palos" dentro de los medios audiovisuales y que dejó su particular impronta en cuantos trabajos llevó a cabo. Se estrenó en las ondas siendo locutor radiofónico, primero en Radio Barcelona, para pasar después a RNE. Fue en 1985 cuando dio el salto a la televisión, con la presentación del programa Ya sé que tienes novio. No obstante, el concurso con el que de verdad alcanzó la popularidad fue con el celebérrimo El tiempo es oro, que presentó entre 1987 y 1992.



Después de varios trabajos en TVE pasó a Antena 3, donde presentó el divertidísimo La Parodia Nacional, compaginándolo también con el concurso diario Alta Tensión. Finalmente, tras otras colaboraciones en esta cadena, en 2002 fichó por Castilla-La Mancha Televisión, donde estuvo casi diez años.



Pero hay más, mucho más, porque, además de presentar numerosas galas de todo tipo, Romero fue también actor de teatro -trabajó en numerosas ocasiones con Mario Gas- y de cine, donde su papel más destacado fue el del detective Pepe Carvalho en la película de Manuel Esteban Olimpicament mort, para muchos la mejor adaptación cinematográfica del personaje de Manuel Vázquez Montalbán.

Por si esto fuera poco, queda resaltar tal vez la mejor de las que fueron sus cualidades, su increíble voz, que prestó tanto para infinidad de anuncios publicitarios como para doblar a actores tan conocidos como William Shatner (Capitán Kirk de Star Trek), Clint Eastwood -en la mayoría de sus películas-, Arnold Schwarzenegger (en la trilogía de Terminator) o Roger Moore (en diferentes películas de James Bond). Es también memorable su trabajo de doblaje del actor James Earl Jones -el Darth Vader de La Guerra de las Galaxias- donde llegó a pronunciar aquella frase tan repetida por todos: "Luke, yo soy tu padre".

Por último, tengo que decir que a mi juicio, bajo su apariencia de hombre "serio y respetable" había un gran sentido del humor y unas inmejorables dotes interpretativas. Una actuación que deja ver bien a las claras sus increíbles cualidades como artista con mayúsculas fue su interpretación junto a Joaquín Prat y Jordi Estadella este número musical, que puede servir de tributo a estos tres grandes ya desaparecidos. Constantino, Jordi, Joaquín, hasta siempre, nunca os olvidaremos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres hacer una pregunta o un comentario sobre algún concurso de televisión, hazlo aquí. Gracias.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.