Jesús de Asumendi, el crack de "Password"

Ahora que "Password" ya es sólo un recuerdo más entre los muchos concursos que nos dejó la historia televisiva de este país, he querido recordar al madrileño Jesús de Asumendi, uno de los mejores concursantes que pasaron por este espacio. El hombre consiguió aguantar en el programa nada menos que ocho días, consiguiendo la bonita cifra de 12.500 euros. Como ocurre frecuentemente en los concursos, tal vez el premio no haya recompensado suficientemente la maestría y buen hacer de Jesús, pero en todo caso a éste siempre le quedará el regusto de haber hecho un papel impecable en "Password".



Es por todo esto por lo que Jesús de Asumendi merece un lugar dentro de nuestro particular "Hall of Fame" de los concursantes españoles. ¡Enhorabuena, Jesús!

4 comentarios:

  1. Lo que éste locuaz participante busca en los concursos de la tele, además de un nuevo curro donde le paguen más, es fama y presunción, que de esto padece un rato.
    Amplia es la corte de abducidos que tiene en el trabajo que aún conserva. Empleo que obtuvo (1992) por cierto, a causa de engatusar y expoliar a un EX-gran-mejor-amigo, aprovechándose de la lealtad, cariño e ingenuidad que éste le profesaba entonces. Ex-amigo, al que una vez bien exprimido y usurpado el novio de paso, lanzó al descrédito, al desprestigio y por supuesto al olvido. Este imitador de Maquiavelo va por la vida de graciosillo, genialoide. Copia expresiones, dichos, gustos, ideas y estilos ajenos, que utiliza luego vendiéndolos como propios.
    En aprovecharse de la honestidad de los amigos, sus amistades, novios, contactos y oportunidades es muy hábil, así como en su incuestionable destreza pra ganar dinero en los concursos. Pero en otros terrenos televisivos más en serio, nadie le ha hecho el favorcillo aún. No le interesan los concursos más que como el mero pretexto para aparecer en pantalla peloteando con risitas las gracias del presentador de turno, a ver si se apropia de un puesto televisivo. Los que disfrutan su extraño concepto de la amistad y el compromiso, saben que el concursante es inteligente, ágil, sagaz y egoísta y muy pesetero. Pero también saben que es falso, no lo confundamos con buen actor y muy tímido en el fondo. No posee más registros interpretativos para atrapar la atención de la cámara que la repetitiva mueca histriónica y exagerada de risa muda. Y lo que es peor, carece del carisma, talento, sensibilidad y humildad suficientes para enamorarte sin piedad, a no ser que cuente con el disfraz de concursante dónde esconde las ocultas intenciones y el complejo del ridículo nuestro sonriente Mercader de Venecia.
    Si el ingenioso competidor no consigue aprovecharse pronto de algún postulante a amigo para siempre que le de el empujón definitivo.....lo único que le va a quedar al usurpador aguerrido son los concursitos de la tele. Y de Almodóvar, Gran Hermano (no pasó el casting), Sálvame, Sunset Boulevard y alfombra roja, nada de nada. Ya sabe Ud. que lo de la edad cuenta mucho en este país. ¿Cuantos cadáveres tiene nuestro entretainer en el armario? Cuando las puertas ya no cierran, no conviene exponerse tanto, pues los testigos de otro tiempo, la verdad y la vida, siempre se abren camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. madre mia!! pues sí que lo conoces bien!! yo trabajé con él en el trabajo que aún conserva y lo que comentas se acerca mucho mucho mucho a lo que yo conocí.

      Eliminar
    2. Trabaja en renfe?

      Eliminar
  2. Qué horror!!!!
    Estás enamorado de él y te ha dado calabazas???
    Si no no se explica este resentimiento....
    A mi me pareció ameno encantador educado y con sentido del humor
    Y lo más importante, se sale de la vulgaridad a la que la tele nos tiene acostumbrados

    ResponderEliminar

Si quieres hacer una pregunta o un comentario sobre algún concurso de televisión, hazlo aquí. Gracias.