Los Telemanejes (II)

Continuando con el tema de las trampas de los concursos, es el momento de entrar más en materia sobre la cuestión que nos ocupa: ¿se cometen irregularidades de forma voluntaria en los concursos de televisión?

Para comprender más fácilmente este espinoso tema, no debemos olvidar que los concursos, al igual que el resto de programas emitidos en cualquier cadena, viven de sus datos de audiencia. Si éstos son buenos los espacios se mantienen; si son malos, los formatos se quitan de la programación. Es por esto por lo que una de las funciones del director de un concurso es hacer éste interesante para el espectador. Y para ello tiene ciertos “mecanismos de control”. Si a eso le sumamos que hay concursantes más “ladrillos” y aburridos, mientras que otros pueden ser más divertidos o atractivos, por diferentes razones, ahí tenemos una situación demasiado evidente como para ser pasada por alto.

A lo largo de mi periplo como concursante en ciertas ocasiones tuve cuestionarios más fáciles que los de mi rival, mientras que otras veces ocurrió al revés. ¿Se debió la diferencia a algo fortuito o fue intencionado? Eso es difícil – casi imposible - probarlo, pero para muestra, un botón. Ocurrió en Metro a Metro, en Telemadrid, cuando yo llevaba ya siete programas seguidos y parecía que se habían cansado de mí… Que cada uno opine por sí mismo.




Estos mecanismos de control también son utilizados para lograr los objetivos contrarios. Es decir, si un concursante "da mucho juego" o se quiere dar el "gran premio" para tener más repercusión en los medios y aumentar así los índices de audiencia, el director puede facilitar la labor del concursante sometiéndolo a pruebas de menor dificultad. No conviene olvidar que los premios espectaculares suelen atraer a la audiencia - y ahí está el caso de "El Precio Justo" para cofirmarlo - como la miel a las moscas. Este reclamo fue empleado en su día por “50 x 15”, cuando “dio” el famoso premio de los 50 millones de pesetas a Enrique Chicote Blanco. Sólo así puede entenderse que a todo un ingeniero agrónomo le hagan como pregunta final la de “¿de qué fruta se obtiene la copra?”. Yo estuve allí, como puede apreciarse en el vídeo, y fui testigo de todo lo que rodeó a aquel evento, de los nervios de Carlos Sobera, del montaje de la llamada…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres hacer una pregunta o un comentario sobre algún concurso de televisión, hazlo aquí. Gracias.