Los Telemanejes

¿Se hacen trampas en los concursos de televisión? ¿Manipulan las productoras los resultados de los programas? ¿Se perjudica voluntariamente a ciertos concursantes, beneficiando con ello a otros por algún tipo de interés?

Éstas preguntas y otras parecidas se las hace casi todo el mundo, sin que nadie parezca tener una respuesta clara. Desde luego, la película Quiz Show, que estaba basada en hechos reales, nos mostró cómo era posible hacerlas. A lo largo de los cinco capítulos en que dividiré este espinoso tema iremos aclarando – eso espero – bastantes conceptos relacionados con los "telemanejes" de los concursos.

Empezaré por la cuestión que, sin ninguna duda, es la que más se plantea la gente de la calle y que a mí en concreto más me suelen hacer, cuando hablo de mi paso por tal o cual concurso: ¿se pagan los premios ganados en los concursos? Hay gente que asegura que éstos no se pagan, lo cual es falso. Yo puedo asegurar, categóricamente, que siempre que gané algún premio – y por fortuna esto me ocurrió bastantes veces - lo acabé recibiendo finalmente, eso sí, transcurrido el plazo estipulado en el contrato, que suele estar en torno a los tres meses a partir de la fecha de emisión del programa. Otra cosa diferente es lo que les ha podido ocurrir a algunos concursantes, y es que el concurso en el que han participado no se ha llegado a emitir, por retirada inesperada del programa – por baja audiencia, por cambios en la programación, etc. -. ¿Qué pasa entonces en estos casos con el premio? ¿Se paga? Pues para saberlo hay que remitirse al contrato - que se firma antes de grabar el programa -. En las cinco o seis páginas de que suelen constar, a menudo los contratos incluyen una cláusula que establece que la productora no está obligada a pagar el premio en caso de que el concurso, por causas ajenas a aquélla, no se emita. Yo esta situación la he visto – que no sufrido - con dos concursos, "El rival más débil" y “Gente Demente”. Y en ambos casos el concursante que había ganado un premio se quedó sin él y lo que es peor, sin poder reclamarlo, pues así estaba estipulado en el contrato que el participante había firmado previamente – lo cual por otra parte es obligatorio si se quiere concursar -.

Aclarada esta cuestión, vuelvo a la pregunta inicial: ¿se manipulan los concursos, o mejor dicho, hay algún concurso en el que haya algún tipo de trampa?

Bien, la respuesta, a mi juicio, es afirmativa: hay concursos en los que existe manipulación pura y dura, programas en los que, al menos en alguna de sus fases, se está engañando a los telespectadores y, en ocasiones, hasta incluso a los propios concursantes.

En próximos artículos entraremos más en detalle en desgranar en qué concursos y de qué manera se han realizado, se realizan, y probablemente se sigan realizando en el futuro, los “telemanejes”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres hacer una pregunta o un comentario sobre algún concurso de televisión, hazlo aquí. Gracias.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.