Juventud... ¡divino tesoro!

Qué tendrán las fotos, los vídeos, las imágenes de nuestros tiempos pasados, que hagamos lo que hagamos en ellas, llevemos puesto lo que llevemos, nos vemos, inevitablemente, mejor que ahora. Será ley de vida. Pero... ¿y ese humor pese a las adverdidades? ¿Lo seguimos teniendo?




Aquí, en este vídeo de 1991, estoy en "El Precio Justo", junto a mi mujer, Mercedes. Bueno, por aquel entonces éramos sólo novios. Somos los que estamos detrás del afortunado concursante. Ella de verde, yo de americana. Ella con su maravilloso pelo rizado, yo con más pelo... Lo curioso es que, aparte de ser mucho más jóvenes - casi veinte años más jóvenes -, estamos sonriendo. No nos llevamos nada, pero sonreíamos. Vimos pasar los millones casi sin olerlos, en aquel concurso famoso por el dispendio y el derroche - pues jamás se dio más por menos -, pero nosotros seguíamos sonriendo. No, no nos llamaron "a jugaaar...". Pero éramos felices... En fin... ¡qué tiempos aquéllos!

2 comentarios:

  1. ¡qué bueno recordar estos moentos y este presentador!
    Yo los veía todos, todos los programas.

    ResponderEliminar
  2. Yo también estuve con mi madre, pero en el público, no me llamaron para jugar. Y ahora me han llamado para el casting de atrapa un millón, después de 20 años del precio justo, total para no concursar ni llevarme nada otra vez, no se para que me llaman.

    ResponderEliminar

Si quieres hacer una pregunta o un comentario sobre algún concurso de televisión, hazlo aquí. Gracias.