Mi primera vez

A petición de Jorge, entrañable compañero de trabajo, hoy coloco aquí la prueba más evidente de mi temprano estreno en el mundillo televisivo.

Como todo tiene que tener un comienzo, diré que mi afición por los concursos nació exactamente en mayo de 1995, justo en el día en que fui a Prado del Rey a participar en el espacio "Que ruede la pregunta", un mini concurso que presentaba Terelu Campos dentro del magacine que llevaba - con mano de hierro - su queridísima mamá. Las Campos dominaban aquel cotarro y yo llegué allí para llevarme todo lo que ofrecían...



María Teresa Campos debió pensar que yo quería llevarme más de la cuenta, porque en un momento concreto de corte entre grabaciones llegó a pedirme - cito textualmente - "que dejase de flirtear con su hija" -. Y lo cierto es que durante aquella grabación me llevé bastante bien con Terelu, hubo buen feeling, pero... ¡de ahí a querer ligar con ella!

Claro que viendo después la trayectoria que ha tenido la hija - con escena porno con Pipi Estrada incluida, ante las mismísimas cámaras - y teniendo en cuenta que por aquel entonces ella se acababa de divorciar de su primer marido, no me extraña nada el mosqueo de la madre.

En todo caso, fue en este cutre concurso, con ruleta chapucera, orquestilla de barrio, contrincante de cartón piedra y puntuación manual de uno mismo con su mecanismo, donde yo me aficioné a concursar. Es lógico, estuve allí tres horas como mucho y me llevé ciento ochenta mil leandras de las de entonces. ¡Como para no aficionarse!

Además, conocí a una fauna de la que uno no se encuentra todos los días. Si las Campos ya de por si no eran moco de pavo, también me topé allí nada menos que con la Ketty Kauffman, leona sexagenaria de enorme peluca dorada embutida en una mini falda azul que dejaba ver hasta sus mismísimas entrañas al curioso espectador. Y a fe que yo lo lo era, tan joven... ¡vaya cara de niño que tengo en las imágenes! -

5 comentarios:

  1. Con todos mis respetos, Terelu Campos leía bastante mal las preguntas y te favoreció en al menos dos de ellas (la del tenista y la de la velocidad de la luz)... la otra concursante un poquito torpe, también.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por dejar tu comentario, Alvarítez. Ah, estoy completamente de acuerdo en todo. La Terelu se equivocaba bastante leyendo y me lo puso fácil, aunque más fácil aún me lo puso mi contrincante, Ana, de Valencia, que no sabía nada de nada (y encima estaba como un flan, la pobre). Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La melodía que suena cada vez que se gira la ruleta es enfermiza... Me encanta tu blog, Fernando, lo he encontrado por casualidad buscando los timos de los calltv.

    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Zaloran.
    Sí, la verdad es que era un concursillo bastante casposete. Eso sí, yo salí de allí alucinado: no sólo había estado en la tele sino que me había llevado unas buenas perras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí me encantaba este concurso. Yo es que siempre he sido "muy de las Campos". Pero vamos, que tampoco vamos a descubrir el carácter de Teresa... jejeje. Felicidades por tu blog! Yo también tengo uno dedicado a la televisión y otro dedicado al mejor concurso de los tiempos: Un Dos Tres...

    ResponderEliminar

Si quieres hacer una pregunta o un comentario sobre algún concurso de televisión, hazlo aquí. Gracias.